Encuentro de confirmandos

Las Delegaciones de Pastoral Juvenil, Vocacional y Catequesis han preparado para el 11 de Mayo una nueva edición del Encuentro de Confirmandos. Tendrá lugar en el Seminario y se unirá al Espacio One, como ya se hizo el curso pasado. Es una buena oportunidad para que nuestros adolescentes y jóvenes compartan con otros la fe y se sientan comunidad. Os animamos a participar. En la carta adjunta tenéis todas las indicaciones prácticas: CARTA CONVOCATORIA ECONFIRMANDOS
Muchas gracias

Anuncios

Eucaristía con los catecúmenos

Ayer en la Parroquia del Carmen celebramos la Eucaristía de manera familiar y pausada con los adultos que van a revivir los sacramentos de IC en nuestra Diócesis.
Fue una celebración mistagógica en la cual fuimos encontrando sentido a todas las partes de la misma e introduciéndonos en el misterio de la fe.

Semblanza de D. Elías Yanes


El viernes 9 de marzo nos dejó D. Elías. Es tiempo de recuerdo y agradecimiento. Mi primer recuerdo se remonta a los años 80, cuando le escuchaba en alguna homilía suya en el Pilar. Tuve la suerte de participar en las asambleas del Sínodo Diocesano de 1984-86. Primeros pasos de sinodalidad en la diócesis que desembocaron en las propuestas sinodales y en la constitución de los Consejos. En el trabajo pastoral que se inició entonces pude descubrir a D. Elías como pastor, preocupado siempre por todos y cada uno de los que conocía y se acercaban a él. Hombre de Dios, hombre del Concilio Vaticano II y sabio. Maestro que bebía permanentemente de la Palabra y estudiaba sin descanso cualquier documento del magisterio, tratado de teología o ensayo. Sin olvidar la lectura de toda la prensa diaria. Preocupado por la conciliación y por suscitar el diálogo en cualquier foro en los que participaba. Había hecho síntesis de casi todo, siempre actualizada, por lo que no le costaba bajar permanentemente “al ruedo” de los medios. Él aconsejaba: hay que ir a los medios con un mensaje que comunicar y decirlo pregunten lo que pregunten.

Fue catequeta. Su amor por la catequesis se remontaba a la experiencia personal que había tenido de niño. Siempre que iba a su tierra le alegraba encontrarse con su catequista de infancia. Ya de sacerdote animó siempre la formación de los catequistas en diversas diócesis y dinamizó desde el secretariado de catequesis la puesta en marcha de una nueva catequesis. Su participación en los trabajos de la Asociación Española de Catequetas era siempre palabra de un maestro desde la sencillez, la lucidez y la cercanía.

Por los años 2000 pone en marcha un gran proyecto. Preocupado siempre de la formación del laicado y especialmente de la Acción Católica, congrega a unos 50 especialistas del mundo de la catequesis y del apostolado seglar para acometer el proyecto de un Itinerario de Formación Cristiana para Adultos. Siempre preocupado por la formación, siempre contando con todos aquellos que pueden trabajar en equipo, siempre “trabajando con”, siempre potenciando a todos.

Su preocupación más honda era la espiritualidad. Así que ofreció unos encuentros primero, retiros después, de espiritualidad trinitaria. Momentos de oración y de compartir la oración. Rezar juntos, desde cualquier modalidad: estudio de evangelio, lectio…, lo importante era suscitar el encuentro con Dios y compartirlo como comunidad.

Su lema episcopal: “No apagará la mecha humeante” guía su ministerio. Esfuerzo por conciliar, por escuchar, equilibrio para orientar y salvar a cada uno en las situaciones más complicadas, cuidando siempre el bien de las personas.

Agradecemos a Dios su obra en él y a través de él y tenemos la certeza de que tenemos un intercesor en el cielo que va a seguir velando por su rebaño. La dirección está marcada, a nosotros nos toca seguir haciendo camino.